EL CCCC HACE EMERGER 16 AÑOS DE COMPROMISO ARTÍSTICO Y CULTURAL CON EL CABANYAL

EL CCCC HACE EMERGER 16 AÑOS DE COMPROMISO ARTÍSTICO Y CULTURAL CON EL CABANYAL

  • La exposición reúne más de 70 proyectos de lo más destacado de las dieciséis ediciones de Cabanyal Portes Obertes en las que participaron cientos de artistas, muchos de ellos Premio Nacional de Artes Plásticas
  • La exposición se podrá ver hasta el 24 de octubre

El Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC) repasa 16 años de compromiso artístico y cultural con el Cabanyal a través de más de 70 proyectos de lo más destacado de las dieciséis ediciones de Cabanyal Portes Obertes. La iniciativa, que convirtió las casas y las calles del barrio en espacios de creación y movilizó a cientos de artistas españoles de todos los ámbitos de la cultura, se funde en una exposición conmemorativa para, según sus comisarios, “celebrar el arte y la vida”.

El director del CCCC, José Luis Pérez Pont, acompañado por los comisarios de la muestra, Maribel Doménech Ibáñez y Emilio José Martínez Arroyo, ha presentado esta mañana la exposición ‘1998-2015 Cabanyal Portes Obertes. Cultura i Ciutadania’. A la presentación ha asistido también Faustino Villora, portavoz de la plataforma Salvem el Cabanyal, y algunos artistas como Bia Santos, Yolanda Herranz, Manuel Molines y Juan Peiró.

El director del CCCC ha mostrado su satisfacción “por poder participar, desde el Consorci de Museus y desde el Centre del Carme, con la organización de esta exposición, de un movimiento social y cultural que ha sido un ejemplo de la fuerza y de la capacidad transformadora del arte. La lucha y la reivindicación de Salvem el Cabanyal llegó más lejos gracias al impulso de estos más de 70 proyectos que hoy podemos disfrutar en el CCCC, inspirados y motivados por una causa justa”.

La exposición recoge el compromiso del arte y del mundo de la cultura con el movimiento ciudadano Salvem el Cabanyal a través de las dieciséis ediciones de Cabanyal Portes Obertes, celebradas entre 1998 y 2014. El Cabanyal es uno de los tres barrios que forman el conjunto histórico de la ciudad de Valencia, catalogado BIC (bien de interés cultural) por la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana en 1993, por su trazado urbanístico y el estilo modernista popular de sus viviendas.

En 1998, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de València presenta públicamente el Proyecto especial de protección y de reforma interior del Cabanyal Canyamelar (PEPRI); en la práctica, este proyecto suponía prolongar la avenida Blasco Ibáñez a través del Cabanyal sin atender a la protección de su patrimonio histórico como BIC.

Frente a estos planes, en 1998 se organiza el movimiento ciudadano en torno a la plataforma Salvem el Cabanyal – Canyamelar – Cap de França. Ese mismo año, en diciembre, se celebró la primera edición de Cabanyal Portes Obertes, un proyecto de intervenciones artísticas, donde el arte y la cultura fueron herramientas de movilización ciudadana, con el objetivo de visibilizar la problemática social y urbanística, evento que se organizó cada año hasta 2014.

Según Maribel Doménech, “el PEPRI quería destruir el barrio, significaba la desprotección y desclasificación como conjunto protegido, un proyecto gentrificador cuyo paradigma era la playa de Benidorm” y ha añadido que “este barrio ha explicado a los valencianos y valencianas que ha ido creciendo y la ciudad se ha unido al mar a través del Cabanyal. Hay tres conjuntos históricos en la ciudad de València y ninguno debe desaparecer, porque hablan de nuestra identidad y nuestra cultura”.

La comisaria de la exposición ha explicado que “cuando se inició Salvem el Cabanyal nos dimos cuenta de que nadie conocía el barrio. Gracias a la generosidad de los vecinos y vecinas y a la creación artística el barrio se dio a conocer. Se creaban colas para ver las exposiciones, en las propias casas amenazadas, y se agotaron muchas publicaciones”.

Emilio José Martínez Arroyo ha explicado que “esta exposición muestra cuáles eran las obras y sobre todo los autores y artistas que colaboraron en primera línea, muchos de ellos Premio Nacional de Artes Plásticas” y ha añadido que “de la misma forma que lo fue Cabanyal Portes Obertes, esta exposición no busca el enfrentamiento. La intención es mostrar el impulso del arte a este movimiento social, reivindicando el barrio desde una posición positiva hacia él, aportando una mirada enriquecedora”.

La Sala Carlos Pérez del CCCC ofrece un repaso por las 16 ediciones de Cabanyal Portes Obertes, desde la edición monográfica dedicada a Josep Renau (en el 2000) hasta el proyecto colaborativo desarrollado por Bia Santos, ‘Craft Cabanyal’ (2015) en un recorrido que fluye contextualizando las obras artísticas con las movilizaciones ciudadanas. Una línea cronológica organiza la exposición en la que también se puede ver una selección de las más de 100 fotografías de Centelles que formaron parte de la exposición de 2004.

El ‘cobertor’ de Paco ‘cent onze’ con más de 5 metros de altura inicia el recorrido, entre 1998 y 2001. En su confección participaron vecinos de toda la ciudad bordando sobre tela su propia dirección, mostrando su apoyo al Cabanyal, “casas que se solidarizaban con casas”. Frente a esta pieza se muestra una selección de obras de Josep Renau de la más grande exposición que se le había dedicado hasta el momento, en la tercera edición de Cabanyal Portes Obertes (2000), con obras cedidas por la Fundación Josep Renau que prestó sus fondos y el préstamo también del IVAM.

A continuación se pueden ver los proyectos de Pedro Ortuño, Monique Bastiaans, Antoni Muntadas, el monográfico dedicado a Agustí Centelles (2004), Santiago Polo, Josep Vicent Monzó, Oscar Mora, Yolanda Herranz, Pepe Romero, Jesús Castellano, Mau Monleón, Pol Coronado, Mavi Escamilla, Álex Francés… Las artistas Patricia Gómez y María Jesús González presentan en esta exposición un trabajo inédito que iniciaron en 2005, ‘A la memòria del lloc’, en el que intervinieron en diferentes casas del barrio que se encontraban amenazadas, mostrándose ahora todo ese archivo de casas estampadas.

Continúa la exposición con las piezas de Pepa López Poquet ‘No es ven’ y Mira Bernabeu, ‘La genealogía de la consciencia’, y la pancarta solidaria de Werner Moron (2008), que colgó un gran corazón en el cruce de la calle Reina con la travesía Pescadors en 2000. Se vendían corazones que el artista donó para recaudar dinero para la causa.

De las paredes de la Sala Carlos Pérez cuelga también la pancarta de Juan Genovés, una muestra del surgimiento de Cabanyal Íntim en 2011, los trabajos de Silvia Molinero, Sergi Tarin, Luis Francisco Herrero y Aitor Varea y de ‘Archivo Vivo’ desarrollado por la asociación La Esfera Azul, coordinado por Lupe Frigols, Emilio Martínez y Bia Santos que recibió el premio Europa Nostra.

Se exhibe una selección de las ilustraciones originales del proyecto editorial de Media Vaca ‘Benvinguts al Cabanyal’, en el que más de 40 artistas gráficos ilustraron 99 relatos sobre el Cabanyal. La publicación, que se agotó rápidamente, será reeditada ahora con motivo de la exposición del CCCC. También se muestra una selección de los originales del proyecto ‘Un Cabanyal de Vinyetes’ en el que participaron más de 40 ilustradores o la colaboración de los fotorreporteros como Juan José Monzó, Ferrán Monteagudo, Rafa Gil, Jesús Císcar, El Flaco, Santiago Carreri, Manolo Molines y Tania Castro. Ya en la última sala se exhiben las series de los fotógrafos Juan Peiró, José Azcárraga, El Flaco y Enrique Carrazoni, quién escogió el barrio del Cabanyal como escenario para su aportación a la Semana de la Moda.

Destacan asimismo las piezas interactivas de ‘Laboratorio de luz’, que permitirá a los y las visitantes del CCCC introducirse en las charlas de los vecinos como si formaran parte de ellas o la ‘Vespa. Passeu per aquí… Viatge al centre d’un barri’ (obra de Bia Santos, Emilio Martínez, Manuel Ferrer y Alena Mesarosova en colaboración con David Sanz Kirbis y David Cuartielles), que permitía realizar un viaje virtual por el barrio del Cabanyal y que se muestra en la sala en formato audiovisual con motivo de la pandemia. Junto a ella se puede ver también la pieza de Rafael Tormo ‘Ceci n’est pas une place’. Diversos audiovisuales recogen las ‘performances’ realizadas, como las de Esther Ferrer y Carles Santos.

Cierran la exposición la obra de Rosi Moreno que muestra parte de una familia, padre e hija, en dos momentos temporales distintos, al inicio de la plataforma Salvem el Cabanyal y al final de todo este proceso, 17 años después; y el proyecto participativo con perspectiva de género de Bia Santos, ‘Craft Cabanyal’, en el que más de 250 personas han colaborado, proyecto que finalizará con la obra ‘Bordando la Orden Ministerial para su cumplimiento’.

error: Content is protected !!