El coleccionista Gerstenmaier lega su pintura flamenca a Valencia

El coleccionista Gerstenmaier lega su pintura flamenca a Valencia

Nuria Victoria Jordà. Historiadora del Arte.

EL coleccionista alemán Hans Rudolf Gerstenmaier falleció en Madrid el 30 de enero a sus 86 años atesorando una colección de pintura flamenca y de otras escuelas desde que se instaló en España en los años 60. Hace un par de años realizó una donación a la pinacoteca nacional con 11 obras con autores del calibre de Sorolla, Camarasa, Zuloaga, Chicharro y Regoyos, pero nada que ver con el legado que ha dejado en el Museo de Bellas Artes de Valencia. El mecenas alemán cambió su herencia un mes antes de su muerte y lega 41 obras al Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia, entre ellas “Virgen de Cumberland” de Rubens.

A finales del mes de diciembre del 2020, cambió el testamento legando las 41 pinturas y grabados de su colección de   al San Pio V.

Pablo González Tornel, no sabía nada. Cuando se procedió a la apertura del testamento le comunicaron que un mes antes se modificó para legar al museo la mayor parte de su colección. Una de las mejores que existe en España de pintura flamenca contando con la virgen de Rubens, bodegones y naturalezas muertas. La Adoración de los pastores de Martin de Vos. Impensable para el museo poder comprar ese Rubens por no tener suficiente presupuesto.

Tornel piensa que la elección del museo valenciano es debida al reconocimiento al trabajo que se está llevando a cabo en el museo y por su apuesta futura. Tornel coincidió con Rodolfo y con Leoncio en alguna ocasión. Existía una laguna verdaderamente importante en la pintura flamenca del barroco y ahora ha sido cubierta.

Se abrirá una sala en el museo con la idea de mostrar el legado barroco flamenco y rendir homenaje a sus mecenas con el nombre de la sala Rudolf Gerstenmaier & Leoncio Fernández Vallejo. Este espacio se verá enriquecido con, el Autorretrato de Velázquez que es la obra más cotizada de la pinacoteca, con una obra de Ribera, y con otro retrato que ha sido recién restaurado de Francisco de Moncada de Van Dyck, discípulo de Rubens. Se prevé tener lista esta nueva sala entorno al próximo verano de 2021.

Este nuevo legado adquirido se ha de tasar en su totalidad de 41 piezas que incluyen pinturas y grabados de Hendrick Goltzius, Jan Brueghel el Viejo que cuentan con un gran valor artístico y económico. El resto del centenar de obras han sido heredadas por Leoncio F.V.

La colección de Rudolf se ha podido visitar en más de 75 exposiciones en España y en el extranjero con la única condición que era la publicación del catálogo en cada muestra. Rudolf, descubrió la escuela flamenca de manera casual, no la buscó, se la encontró y a partir de esto derivó en ir poco a poco completando su colección.  Desde el año 2000 inició el gran viaje del coleccionismo de arte, del que nunca se cansó y sólo se guiaba por el gusto de este arte, por el color y por la belleza de sus obras. En sus últimos años fue cuando deicidio tasar su colección y un mes antes de su fallecimiento modificó su legado, cuyo final ya ha sido revelado.

Se abre una nueva etapa para el Museo Valenciano, unos nuevos fondos de destacada calidad que contarán con una nueva sala que se espera con alegría poder visitarla. Una nueva esperanza para el museo tan importante para nuestra ciudad de Valencia, que con mucho esfuerzo y dedicación y trabajo se está poniendo mucho empeño en su proyección de futuro.

Institución tan importante por su historicidad que el paso del tiempo no la deja fuera de lugar para tantos valencianos y ciudadanos nacionales e internacionales que han dejado sus huellas con sus visitas.  Valencia no se puede ni se podrá entender sin San Pío V, sin el Museo de Bellas Artes que alberga la ciudad y gracias a donaciones como éstas hacen que el museo siga creciendo a pasos agigantados.

¿Qué tiene Valencia para que mecenas de este calibre decidan legar parte de su vida a nuestros museos? ¿Qué tiene, para qué, el último mes se cambie el testamento?

Como historiadora del arte y como valenciana, yo sé que esta tierra es única, y todo lo que tiene es belleza, color y paz, y que todo lo que transmite esta ciudad al exterior es increíble, es una fuerza por el amor a la belleza que, únicamente enamora y la hace única. Seguramente Rudolf captó todo esto de Valencia y esto es el futuro que quiso para su colección, única y bella.

error: Content is protected !!