EL CONSORCI DE MUSEUS PRESENTA LA MUESTRA ‘JOAQUÍN AGRASOT. UN PINTOR INTERNACIONAL’ EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE VALÈNCIA

EL CONSORCI DE MUSEUS PRESENTA LA MUESTRA ‘JOAQUÍN AGRASOT. UN PINTOR INTERNACIONAL’ EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE VALÈNCIA

18 febrero – 23 mayo 2021


Salas Joanes y Ribalta de exposiciones temporales del Museo de Bellas Artes de Valencia

El Consorci de Museus y el Museo de Bellas Artes recuperan la obra de Joaquín Agrasot, un artista poliédrico entre Fortuny y Sorolla

  • El CMCV y el MUBAV presentan la exposición ‘Joaquín Agrasot. Un pintor internacional’ compuesta por más de 100 pinturas de 35 colecciones públicas y privadas
  • Reconocido por la sociedad artística de su época, Joaquín Agrasot (1836-1919) marcó tendencia e influyó en las creaciones de otros pintores como José Benlliure y Joaquín Sorolla

El Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana y el Museo de Bellas Artes de València presentan ‘Joaquín Agrasot. Un pintor internacional’, la mayor exposición realizada sobre la obra del pintor alicantino y lo sitúan en el lugar que merece dentro de la historia del arte valenciano.

La directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, ha presentado esta mañana la exposición, acompañada por el director del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont, el director del Museo de Bellas Artes de València, Pablo González Tornel,y los comisarios de la muestra, el catedrático de Historia del Arte de la Universitat de València, Rafael Gil Salinas, y la vicerrectora de Cultura y Deportes de la Universitat de València, Ester Alba.

Carmen Amoraga ha señalado “la importancia de la recuperación de artistas del arte clásico valenciano que fomentan el conocimiento y la puesta en valor de nuestro patrimonio artístico” y ha destacado “la oportunidad de contextualizar las colecciones de los museos valencianos a través de la obra de estos artistas junto a piezas procedentes de otras instituciones y colecciones españolas”.

Para Amoraga, “con esta exposición, la Generalitat Valenciana salda una cuenta pendiente con la figura y obra del artista alicantino, del que se celebró en 2019 el centenario de su fallecimiento”.

Asimismo, Pérez Pont y González Tornel han añadido que esta exposición, que se presentó en 2020 en el Museo de Bellas Artes Gravina de Alicante, y viajará próximamente al Museu de Castelló, “es fruto de la colaboración entre el Consorci de Museus y los tres museos de bellas artes, la cual está impulsando también la investigación en torno a la obra de otros autores, como el escultor José Capuz”.

La exposición, que se podrá ver hasta el 23 de mayo y que ocupa las dos salas temporales del museo valenciano, reúne más de un centenar de piezas procedentes de 35 colecciones públicas y privadas, entre las que se encuentran el Museo Nacional del Prado, el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), el Museo Carmen Thyssen de Málaga, la Biblioteca Nacional, el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias “González Martí”, el Banco de España y los museos de bellas artes de Málaga, Murcia, Córdoba y Bilbao, además de las colecciones de los museos de bellas artes de Alicante, Castelló y València, entre otros.

“Reconocido por la sociedad artística valenciana de su época, Agrasot fue un referente para sus compañeros. Sin embargo, con el paso de los años, la historiografía lo ha situado únicamente como un pintor costumbrista” ha señalado Ester Alba, quien ha añadido que “esta exposición pretende mostrar a Agrasot como el pintor poliédrico que fue, que trabajó todos los géneros artísticos con una mirada muy amplia. La muestra incide, especialmente, en su proyección internacional con obra en los mercados inglés, francés e italiano, además de su paso por Argentina, México y EEUU, sin olvidar su participación en las exposiciones nacionales e internacionales”.

En 1902, la Encyclopaedia Britannicaresumía de forma rotunda la situación de la pintura española de la segunda mitad del siglo XIX. Consideraba que la pintura moderna en España comenzaba con Mariano Fortuny (1838-1874), quien habría de dejar su marca en las siguientes generaciones de pintores. Y destacaba solamente a un artista durante los años de 1870, Joaquín Agrasot y Juan (1836-1919), quien pintó con gran sinceridad imágenes de la vida española cotidiana. Y concluía que, ya para finales del siglo, dos jóvenes artistas aparecieron con energía: Joaquín Sorolla (1863-1923) e Ignacio Zuloaga (1870-1945).

A Joaquín Agrasot se le ha venido definiendo como un artista realista y costumbrista, asociado al naturalismo regionalista valenciano de la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, su vibrante paleta cromática, el empleo de la luz y de una pincelada muy particular lo aproximan a las formas preciosistas finiseculares que permiten encuadrarlo dentro de la pintura moderna coincidente con la corriente artística internacional.

Así, la obra de Agrasot se presenta contextualizada junto a la obra de otros artistas coetáneos como Mariano Fortuny, Ramón Tusquets y Josep Tapiró, para señalar las diferentes corrientes de las que formó parte.

La exposición es una oportunidad para mostrar las distintas disciplinas artísticas que trabajó a lo largo de su dilatada vida, con algunas piezas inéditas procedentes de colecciones particulares de diferentes puntos de la geografía española. Desde un criterio cronológico pero también temático se muestran piezas de sus temas más conocidos, como la pintura costumbrista, “no tanto como una referencia a lo local sino como muestra de lo que se demandaba en el mercado internacional”, ha señalado Rafael Gil.

La magna exposición muestra además otras temáticas menos conocidas del artista como la pintura orientalista, muy afincada en la segunda mitad del siglo XIX, a la que no se le había dado mucha difusión y que demuestra la calidad y el dominio de la técnica y del color de Agrasot.

Según Ester Alba, “Joaquín Agrasot fue un pintor muy longevo, pintó hasta el último día de su vida”. En la exposición se muestra la obra que realizó en sus últimos momentos que dejó inacabada, ‘Caserío o Paisaje urbano’, que forma parte de la colección familiar del artista.

Como novedad en València, entre otras, se presentan unos dibujos procedentes de la Biblioteca Nacional, obra de Mariano Fortuny, en los que se muestra la relación de amistad entre los dos pintores; una colección de dibujos interesante que sirve, además, para acercar al público el entorno familiar e íntimo de Agrasot.

Mención especial merecen también las obras del Museo Nacional del Prado, ‘Lavandera de la Scarpa’ y ‘Las dos amigas’ (el cuadro más conocido del artista), premiadas en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1864 y 1867, respectivamente.

Además se exhibe por primera vez en València una obra icónica de Agrasot, ‘Escuela rural en los Estados Pontificios’ procedente del MNAC, además del retrato de Amadeo I del MUBAG.

Los comisarios han señalado que esta muestra, conjuntamente con el catálogo que se presentará en breve, constituye un primer gran acercamiento a la prolífica producción de Agrasot y nos permite abrir la puerta a nuevas investigaciones en torno a otras piezas interesantes en colecciones internacionales que no han podido estar presentes por la situación de la pandemia.

En 1902, la Encyclopaedia Britannica resumía de forma rotunda la situación de la pintura española de la segunda mitad del siglo XIX. Consideraba que la pintura moderna en España comenzaba con Mariano Fortuny (1838-1874), quien habría de dejar su marca en las siguientes generaciones de pintores. Y destacaba solamente a un artistadurante los años de 1870, Joaquín Agrasot y Juan (1836-1919), quien pintó con gran sinceridad imágenes de la vida española cotidiana. Y, concluía que, ya para finales del siglo, dos jóvenes artistas aparecieron con energía: Joaquín Sorolla (1863-1923) e Ignacio Zuloaga (1870-1945). Por tanto, el pintor valenciano Joaquín Agrasot había adquirido una consideración a principios del siglo XX que lo situaba entre los cuatro artistas españoles más importantes. Sin embargo, es bien cierto que, por una u otra razón, de los cuatro artistas reseñados, Agrasot ha sido el que ha contado con una inferior fortuna crítica y se ha postergado su reconocimiento. A Joaquín Agrasot se le ha venido definiendo como un artista realista y costumbrista, asociado al naturalismo regionalista valenciano de la segunda mitad del siglo XIX. Sin embargo, aunque comúnmente se le ha venido enmarcando como representante de las formas estereotipadas tradicionalistas del costumbrismo, su vibrante paleta cromática, el empleo de la luz y de una pincelada muy particular, lo aproximan a las formas preciosistas finiseculares que permiten encuadrarlo dentro de la pintura moderna coincidente con la corriente artística internacional. Ahora pues, apenas un año después del centenario de su defunción, es el momento de recuperar al artista oriolano, para mostrarlo desde las distintas disciplinas artísticas quetrabajó a lo largo de su dilatada vida.

Comisarios: Ester Alba Pagán (profesora de Historia del Arte de la Universitat de València) y Rafael Gil Salinas (catedrático de Historia del Arte de la Universitat de València)

Producida por: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

error: Content is protected !!