El Museo de Historia de València acoge la exposición de Rocío Villalonga “Línea de flotación. Migración e integración”

El Museo de Historia de València acoge la exposición de Rocío Villalonga “Línea de flotación. Migración e integración”

Tello: “Esta muestra nos acerca al drama de las personas se ven obligadas a abandonar su tierra para buscar un lugar donde llevar una vida digna”

• El punto de partida de “Línea de Flotación” es la identidad de los migrantes a través del Mediterráneo

  • El Museu d’Història de València acoge desde hoy la exposición “Línea de flotación. Migración e integración”, de la artista plástica y docente de la Universidad Miguel Hernández, Rocío Villalonga. Se trata de una muestra que, en palabras de la concejala de Cultura, Glòria Tello, “nos acerca al drama de esas personas que se ven obligadas a abandonar su tierra, su ciudad o pueblo, para buscar un lugar donde llevar una vida digna, un lugar donde sus derechos más fundamentales y, incluso, sus vidas no estén amenazadas”.

La exposición ha sido organizada en colaboración con la Fundación Mainel, y se enmarca en el proyecto Derechos Humanos y lucha contra la discriminación, financiado por la Conselleria de Participació, Transparència, Cooperació i Qualitat Democràtica. Podrá visitarse en el MhV hasta el próximo 30 de junio, con entrada libre y gratuita (limitada al aforo de la sala y a las restricciones por covid-19).

Tal como explica su autora, el punto de partida de “Línea de Flotación” es la identidad de los migrantes a través del Mediterráneo, y pretende reflejar “las complejas realidades de soledad, aislamiento y desarraigo a las que muchas veces se enfrentan”. De hecho, la trayectoria artística de la valenciana Rocío Villalonga está marcada por su compromiso en la lucha contra la discriminación y la desigualdad.

Entre las obras expuestas, destaca la instalación titulada ‘Otredad’, elaborada con material de derribo, y que presenta 5.000 retratos de personas, “metáfora de vidas rotas y a la deriva, producto de la falta de valores de la sociedad occidental que hace poco por acogerlas”, según su explicación. Con motivo de esta nueva exhibición, Villalonga ha ampliado con más rostros esta obra, propiedad del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil Albert, que ha cedido sus piezas para la exposición

Durante las últimas dos décadas, Rocío Villalonga ha plasmado su preocupación por las injusticias derivadas de los procesos migratorios en proyectos como “Sin límites”, “(De)construcción artística de las fronteras”, “El extraño flujo de la monarca”, o “Memoria del desarraigo”. Tal como señala la organización de la muestra, “en todas estas obras, la autora desarrolla un discurso crítico, de denuncia social y de reflexión sobre las relaciones humanas, y ahonda en cuestiones como el aislamiento, la soledad, el desarraigo, o la dispersión de los rasgos identitarios en las grandes ciudades”.

Con esta exposición el MhV continúa con la dinámica iniciada en 2015 de “sacudir nuestra indiferencia cotidiana hacia los más desfavorecidos”, tal como han explicado sus organizadores. Se trata de las muestras tituladas “Ponte en sus zapatos” (2015) sobre la situación de los refugiados en Europa, y efectuada en colaboración con el Comité español de ACNUR; “Colombia: la paz esquiva” (2017), una mirada al complejo proceso de paz en el país, en colaboración con Amnistía Internacional; “El poder de la sociedad civil durante el holocausto: el caso de Bulgaria 1940-1944”, que explicaba cómo la sociedad civil búlgara redujo el impacto de la Shoá en ese país; y “Hebrón, vida i resistències” (2019), sobre la vida cotidiana en los territorios ocupados de Palestina. Todas estas iniciativas fueron impulsadas desde la Concejalía de Patrimonio i Recursos Culturales.

La muestra incluirá la realización de una serie de actividades complementarias, que se anunciarán más adelante. La concejala de Cultura, Glòria Tello, ha destacado el carácter solidario de València, “una ciudad que en los últimos años ha manifestado su voluntad decidida de decir: primero los derechos de las personas por encima de cualquier otra consideración”, y ha subrayado que tanto la como las instituciones “seguimos sensibles al dolor que sufren las personas migrantes, persona como nosotros con los mismos miedos, las mismas ilusiones y la misma fragilidad”.

error: Content is protected !!