RELACIONADAS 2

RELACIONADAS 2

Por: XIMO VIDAL. Historiador del Arte

Imaginarios mecánicos y técnicos en la colección del IVAM. Instituto Valenciano de Arte Moderno y Art Contemporani de la Generalitat Valenciana .Centro de Cultura Contemporánea del Carmen.

En esta ocasión propongo la visita a dos exposiciones que se complementan en sus contenidos estéticos  y en la cronología de las mismas.

Foto: Ximo Vidal

Empezamos nuestro recorrido en el IVAM rodeados por la estética que surge de la máquina y los iconos del  pensamiento revolucionario del proletariado, en un ámbito internacional en el que se conjugan el ser humano, el arte y la tecnología industrial. Desde esas máquinas que necesitan todavía del hombre para poder funcionar, la fase todavía artesana según Ortega y Gasset.

La industria facilita nuevos materiales para trabajar y nuevos sistemas de producción, que a su vez modifican nuestra forma de consumir y de vivir, por lo que la producción artística también se ve afectada, la fotografía en serie, los carteles revolucionarios, el cine y sus primeras experimentaciones, las obras de Melies, Duchamp o Calder. El movimiento, o como representarlo, de la mano de Sempere y Palazuelo.

La exposición avanza hacia la influencia no solo de la técnica, sino también de la ciencia y de su comercialización, las cometas de Yturralde, el video arte, el land art. El arte va expandiendo sus producciones igual que la industria, dentro de un sistema capitalista, utilizando técnicas de repetición como Inmaculada Salinas. Mostrando la evolución de la técnica y de la producción, y de su relación con el hombre, como la videoinstalación de Gary Hill o los autómatas de los artistas valencianos Maribel Domenech o Carlos Saéz, que pertenecen a generaciones distintas y con los que termina esta exposición, adentrándose en una naturaleza que transita entre lo virtual y lo real.

El discurso internacionalista del siglo XX, se transforma a principios del siglo XXI en la dualidad de la aldea global, en lo local frente a lo global.

Empezamos la muestra en el CCCC con la instalación de Enric Fort en el que una máquina crea una escultura de monedas. El estado técnico según Ortega y Gasset. La máquina ya no necesita del hombre. La materia por la materia.

Foto: Ximo Vidal

Siguen otras instalaciones como la de Jota Izquierdo Habitar la copia, con una seria de objetos que imitan a las grandes firmas de la moda dispuestos sobre una tela amarilla, en una pieza que a denuncia en paralelo los procesos de producción en serie de objetos no originales con los movimientos migratorios de seres humanos.

Las piezas que podemos observar en la Sala Ferreres del Centro del Carmen, con su arquitectura académica, nos muestran hasta donde hemos llegado con la explotación de la tierra y de sus recursos. Las obras de Inma Femenia con esas pantallas que nos generan inquietud, con la sonrisa seriada de Mary Sales, la burbuja inmobiliaria de Agustín Serisuelo, la producción material de Art al Quadrat, los estudios arqueológicos de Patricia Gómez y María Jesús González o el desencanto generacional de Pablo Bellot, entre otras piezas, son una buena muestra de los diferentes lenguajes artísticos que utilizan los actuales artistas valencianos y como reflejan la sociedad y las crisis económicas, sociales y climáticas en las que vivimos, como consecuencia de la explotación industrial e irracional de nuestro entorno, sin habernos preocupado hasta ahora de su sostenibilidad.

Citando a José Luis Pérez Pont, creo que ambas exposiciones deben servirnos  para reflexionar sobre nuestra realidad y alimentar nuestro pensamiento crítico.

Foto: Ximo Vidal
error: Content is protected !!