Russafa Escènica presenta Via Escènica, una apuesta por la descentralización artística y la creación de nuevos públicos

Russafa Escènica presenta Via Escènica, una apuesta por la descentralización artística y la creación de nuevos públicos


“Hacemos barrio, hacemos ciudad y, ahora, también hacemos camino”

Russafa Escènica Festival de Tardor prepara ya su undécima edición que lleva como lema RESET, como un guiño a “reiniciarse, a volver a empezar”. El festival, que se desarrollará entre el 23 de septiembre y el 3 de octubre aún no ha desvelado su programación, pero presenta una nueva iniciativa: Via Escènica, un proyecto de residencias artísticas en diferentes municipios de la provincia de Valencia y que se asocia a los Viveros, las propuestas cortas de aforo limitado del festival.
 
Se trata de un paso más del festival por llegar más allá de la ciudad de Valencia promoviendo la descentralización de la cultura, dotando de valor al trabajo de creadoras y creadores emergentes y activando la participación ciudadana. Los municipios participantes en este proyecto son Alboraia, Aldaia, Almussafes, Bellereguard, Foios, Picassent i Sollana. Todos ellos se comprometen a ceder un espacio de ensayo para cada una de las compañías en cartel durante el mes de julio.
 
En este periodo, el equipo de gestión de públicos y residencias del festival emprenderá unas sesiones de mediación para poner en contacto el proceso de creación de la compañía o artista con un grupo ciudadano de 10 personas del municipio que los acoge. Este grupo, diferente en cada pueblo o ciudad, se encargará de seleccionar dos propuestas más entre los viveros de la presente edición para conformar una programación de tres espectáculos de los que disfrutarán los vecinos del municipio más allá del marco de Russafa Escènica. Este proceso de replicará en cada uno de los centros urbanos que participan en el proyecto.
 
Los coordinadores del proyecto consideran que esta iniciativa permitirá “facilitar el espacio de trabajo para las compañías, abocadas en muchas ocasiones a alquilar espacios teniendo pocos recursos, durante la producción de sus creaciones”. Además, es una forma de “poner en contacto a compañías y espectadores que, por razones geográficas, tienen dificultad de acceso a propuestas culturales”.
 
El festival consigue, así, descentralizar una parte de la economía, fomentar la movilidad de las compañías y de sus espectáculos culturales y motivar a públicos activos y comprometidos con las políticas culturales y la programación artística de sus lugares de residencia.
 
Las compañías seleccionadas por sus viveros podrán ser programados por los municipios que les hayan seleccionado hasta julio de 2022

error: Content is protected !!