ENTREVISTAMOS A RAFAEL BLASCO CISCAR EN EL CAU DEL ROURE

ENTREVISTAMOS A RAFAEL BLASCO CISCAR EN EL CAU DEL ROURE

EXPONE SU OBRA RECIENTE EN EL CAU DEL ROURE DEL VALENCIA HASTA EL 2 DE OCTUBRE

Entrevista J. J. Soler.

J. J. – Rafael Blasco Ciscar, ¿por qué has decidido exponer ahora –creo que por primera vez- en Valencia?

R: El hecho de exponer de manera individual en Valencia no ha sido una toma de decisión repentina, simplemente nunca se me había presentado la oportunidad. No recuerdo haber rechazado jamás una posibilidad de exposición a no ser que se me solapase con alguna otra que ya tuviese apalabrada. Así que cuando Rob y Vicent del Cau del Roure se interesaron por mi trabajo y me ofrecieron su espacio no dudé en aceptar.

J. J. -Principales materiales que empleas.

R: Los materiales con los que he trabajado para esta exposición son el aluminio, el hormigón armado y el plástico.

J. J. -¿Por qué estos materiales?

R: Me interesa mucho, a la hora de construir, el hecho de generar cierta ambigüedad entre el material escogido y el tratamiento al cual lo someto. Quien visite esta exposición se encontrará con tres series, o líneas de trabajo, que aunque difieran formalmente, acaban remitiendo a los mismos conceptos.

En la serie “RESPIRADEROS”, que engloba todas las piezas construidas con aluminio, se puede observar que este no se nos aparece de la manera en la que estamos acostumbrado a verlo, sino que está trabajado de forma artesanal, extruido a golpe de martillo sobre una cama de plomo; el proceso de remachado no es una simple unión de los fragmentos con los cuales el objeto va adquiriendo volumen sino una especie de costura, todo esto genera unas características orgánicas que se contraponen con la naturaleza del propio material. Si observamos más detenidamente piezas como “Perro”, “Salto” o “Almuerzo” comprobaremos que llevan incorporadas piezas como tubos de canalización de humos, rejillas de ventilación o parcheados con tramas claramente industriales, lo cual nos puede evocar cierta funcionalidad que no alcanzamos a comprender.

Con “CIMIENTOS” utilizo fragmentos de escombros de hormigón recogidos en vertederos ilegales, y voy componiendo pequeñas ruinas, tratando de plasmar una visión ambigua, entre la corrosión y/o la construcción interrumpida. La ruina apela a nuestra conciencia y a nuestra memoria, es el resultado de una decadencia al igual que de una transformación, es presente pasado, real y virtual, es herencia, oscila entre el deseo de muerte y la permanencia.

Por último, “PEDAZOS DE CARNE” se compone de distintos objetos mecánicos, de plástico, a los que he denominado “carne atópica” tras haberlos transformado y que  también fueron recogidos en vertederos, a los cuales, aplicándoles varias capas de látex, pintura, resina y diversas grumosidades, les voy confiriendo una textura cárnica un tanto dudosa. Me fascinan por su variedad de formas, entre lo orgánico y lo industrial, mezcla de diseño, naturaleza, funcionalidad y arquitectura. Su procedencia originaria se desvanece bajo una nueva piel que no acabamos de identificar.

J. J. -Cómo das con el título “FUERA DE LUGAR”

R: Llego hasta este título a través de un cúmulo de experiencias. Vengo realizando desde hace años exploraciones a lugares abandonados, donde reina el silencio y cierta paz siniestra, congelada en el tiempo, que hace que uno se sienta fuera de lugar, terrenos baldíos, ruinas modernas, construcciones inacabadas, espacios residuales…todos ellos invitan a la reflexión sobre este concepto.

Es en los vertederos ilegales donde realmente recojo los materiales que luego introduzco en mi quehacer artístico, a diferencia de en los lugares antes mencionados, los cuales prefiero dejar tal y como los encuentro. Deambular por el vertedero es salirse del flujo de producción y consumo, y de la transacción monetaria. En dichos lugares prima la casualidad frente a la causalidad, nunca sabes lo que te puedes encontrar, nada te viene dado y organizado, todo lo contrario, predomina el caos y el efecto sorpresa. Uno se encuentra rodeado de fragmentos dotados con el poder de la emancipación, tras haberse deshecho de la unidad impuesta. Esto propulsa la imaginación y puede generar visiones que de estar el puzzle completo no se darían.

Atravesar el vertedero es como caminar por encima de una gran urticaria aparecida en el paisaje, esto nos remite a la palabra “Atopía”, que viene del griego a+topos, “sin lugar”, “desubicado”, en medicina, se emplea para referirse al tipo de mecanismo inmunitario que presentan las enfermedades por atopía, las que constituyen un tipo de trastornos alérgicos mediados por el efecto de anticuerpos IgE sobre las células.

De alguna manera, estas piezas nos remiten hacen sensibles de forma fugaz, a la distancia entre un sentido/función pretérito, abolido, y una percepción actual incompleta; están vacías de contexto. Sin embargo, nos hacen considerar un tiempo pasado o un futuro desconocido. El público se ve abocado a intentar comprender su lugar y relevancia. Intenta recordar en vano y al no recordar nos sumergimos en un tiempo sin objeto, un tiempo sin historia. Un presente fuera de lugar.

-Supongo que se trata de buscar y localizar en vertederos incontrolados, cunetas, barrancos, solares, polígonos, -tubos metálicos, piezas de máquinas, fragmentos de armazones, bloques de cemento, cables. Cualquier desecho industrial o constructivo- que descontextualizas al sacarlos del que era su destino final, elaboras, ensamblas, transformas y los presentas como piezas individuales, aunque todas ellas expuestas en el mismo espacio, forman una instalación que refuerza el sentido del conjunto…

J. J. Pilar Carpio, comisaria de la exposición y miembro de la Asociación Española de Críticos de Arte, ha dicho de tu obra: “Rafael va creando todo un universo escultórico en el que lo orgánico se codea con lo arquitectónico y lo cóncavo con lo convexo para, a partir de las formas y las texturas de tan variados y reciclados materiales, y gracias a su inteligencia y al seguro hacer de sus manos, forjar, en lo que cabría describir como una verdadera talla del espacio, perímetros de vacío, geometrías de volumen interno o estructuras bidimensionales”. Espacios transmisores de belleza y sentimientos según la comisaria, que se configuran “como verdaderos poemas espaciales en los que ética y estética se alían indisolublemente”.

¿Quien elige en esta ocasión, la comisario al escultor y lo propone a El Cau del Roure, o el artista ha elegido a la comisario y por qué?

R: En esta ocasión fui yo quien eligió a Pilar Carpio como comisaria de la exposición, por la sencilla razón de que cuando visitó mi taller, se interesó directamente por mi obra mas reciente. El intercambio de ideas en torno a la obra fue tan interesante y fructífero que fue la primera persona en la que pensé para desempeñar este rol.

Rafael Blasco Ciscar, (Valencia, 1987)

– Licenciado en BB.AA. por la Universidad Miguel Hernández de Altea.

– Master en producción artística en la UPV de Valencia.

Ha expuesto tanto individual como colectivamente en países como: España, Francia, Inglaterra, Portugal, China, Japón, Cuba, Argentina, República dominicana, Uruguay, Chile, Costa de Marfil, Estados Unidos y México. También ha participado en varias Bienales por Latinoamérica.

También ha trabajado como asistente en los talleres de Natividad Navalón y Ramón de Soto en Valencia, y de Anthony Caro en Londres.

Rafael Blasco Ciscar realizará una Visita Guiada personalmente a su Exposición Fuera de Lugar que se presenta actualmente en la Galería de El Cau del Roure.

El próximo jueves 29 de septiembre a las 19 h, el artista y escultor Rafael Blasco Ciscar, explicará el contenido, intenciones y entresijos de sus ultimas creaciones que se exhiben en la actualidad en la muestra Fuera de lugar, la producción más reciente e inèdita del valenciano compuesta principalmente por el ensamblaje, la transformación y la composición con materiales recogidos en exploraciones a escombreras ilegales. Rafael Blasco Ciscar ha ido desarrollando en paralelo tres series escultóricas que, aunque difieren formalmente, acaban remitiendo a los mismos conceptos y pretenden fusionarse a modo de instalación en esta exposición.

Esta es una ocasión única para poder conocer de cerca no solo a la persona, si no tambien al artista y su evolución, materiales que utiliza y como se enfrenta diariamente a la creación y ejecución de cada una de sus piezas.

Como él mismo nos confiesa “A día de hoy lo que me interesa es construir objetos que me seduzcan y me sorprendan por su propia fisicidad, habiendo llevado uno u otro material al extremo, o hibridando distintos materiales con distintas particularidades.

Siempre hay un relato detrás de cada obra, es algo inevitable, nadie crea nada al azar, pero por lo general, si el relato pesa más que el objeto, este pierde su capacidad de seducción, me refiero a la escultura, aunque bueno, esto es una opinión personal totalmente discutible, supongo…

La Exposición que se inauguró el pasado 22 de septiembre y que ha tenido gran acogida desde el primer momento, se podrà visitar en El Cau del Roure hasta el domingo 2 de octubre en su horario habitual: jueves, viernes y sábados de 19 a 21 h y domingos de 12 a 14 h.

error: Content is protected !!