SEMÍRAMIS GONZÁLEZ Y EL ÁRBOL DE LA RABIA, EN EL ESPAI D’ART CONTEMPORANI DE CASTELLÓ

SEMÍRAMIS GONZÁLEZ Y EL ÁRBOL DE LA RABIA, EN EL ESPAI D’ART CONTEMPORANI DE CASTELLÓ

Por: David Luís López, Crítico de Arte

Foto: de Pablo Ayuso, Performer: Julia Galán, Obra de Regina José Galindo “Aparición” Castellón, 2022.

La tarde del 10 de Marzo de 2022, en el Espai d’Art Contemporani de Castelló, se inaugura la exposición El Árbol de la rabia, y no he podido evitar investigar sobre la propuesta de la comisaria Semíramis González, y sobre las diferentes actividades que completan la exhibición artística: conferencias, visitas guiadas y actividades.

Semíramis González es conocida por su vinculación al mundo del arte emergente a través de ferias como JustMad o JUSTLX, comisaria para el Espai d’Art Contemporani de Castelló la exposición El Árbol de la Rabia en la que, a partir del trabajo de ocho mujeres artistas, se desarrolla una lectura en clave feminista de una problemática común, intergeneracional y transcultural: la de la Violencia de Género.

Esta lectura, además, nos ofrece un enfoque multicultural, que trata de acercarnos una visión más completa sobre este hecho, el de la violencia contra las mujeres, que se repite en las diferentes sociedades y épocas alrededor del mundo.

La primera toma de contacto con el recorrido expositivo viene de la mano de la guatemalteca Regina José Galindo, quien obtuvo en 2005 el León de Oro en la 51 Bienal de Venecia y que posteriormente vendió al artista Santiago Sierra. 

Regina José desarrolla una performance en diferentes calles de la ciudad de Castelló, donde se ubica el EACC, a partir de la cual, la artista construye un discurso en homenaje a las 34 mujeres que fueron asesinadas por Violencia de Género en 20221. Su presencia en las calles, indumentada con unas telas blancas sobre su cuerpo, en forma onírica que llega a lo fantasmal, incide en la presencia de esas mujeres ausentes por culpa de la más cruel expresión del machismo.

A continuación, nos adentramos en la obra de Kubra Khademi, una artista de origen afgano que lleva trabajando desde antes de 2015 -fecha en la que tuvo que exiliarse de Kabul-, y que mantiene un discurso firme en pro de la libertad de las mujeres en diferentes facetas que, desgraciadamente, son restringidas para las mujeres afganas. La libertad sexual, de deseo, de poder vestir o vivir como ellas mismas decidan. Khademi reside en París desde hace años, por las diferentes amenazas que ha sufrido en su país natal.

Maria Acha-Kutscher, incorpora la fotografía en este recorrido, a partir de imágenes de manifestaciones feministas a lo largo y ancho del mundo. A partir de estas imágenes, esta artista peruana afincada en Madrid, retoma el discurso de la memoria de las mujeres en la faceta del activismo feminista para reivindicar más visibilidad y mayor implicación por parte de las administraciones en la lucha feminista que es, en definitiva, una lucha de más de la mitad de la población.

Fátima Mazmouz, la artista marroquí que participa en este proyecto, realiza una aproximación al barrio de Bousbir, el distrito militar de la ciudad de Casablanca, dónde aparecen mujeres marroquíes que eran prostituidas para el consumo de los hombres en esa colonia. Esta serie, forma parte de un proyecto más completo denominada útero.

Ana Esteve Reig, desde Alicante, interpreta a través de Valkiria Stunts -el único equipo de mujeres de riesgo que hay en España- como las mujeres son también ocultadas alejadas de determinadas profesiones, incluso aquellas más desconocidas. Cabe destacar que, paradójicamente, en la industria cinematográfica, las mujeres que participaban en escenas de riesgo no eran dobladas por mujeres, sino por hombres, y este equipo que toma como base Ana Esteve Reig, recrea escenas dobladas por hombres en escenas de riesgo y, ahora gracias a Esteve Reig, por fin son mujeres las que interpretan los papeles de mujeres.

La granadina Marina Vargas, nos habla de la ruptura del canon, habla del cuerpo enfermo, de la enfermedad como parte de la vida y de la propia existencia. Visibiliza a la mujer enferma como una corporeidad natural que ha sido silenciada y ocultada siempre, por los cuerpos estereotipados e idealizados.

Beth Moysés, desde Brasil, participa con un vídeo en el que aparecen unas gasas en una máquina de coser donde aparecen los nombres de las mujeres asesinadas. Estas gasas son unidas a partir de la costura, creando un mismo hilo conductor que configura el relato de la violencia y del reconocimiento.

Por último, la artista castellonense Julia Galán -quien es también académica en el ámbito del diseño-, participa y cierra en esta muestra colectiva, a partir de fotografía y de video y que visibiliza en su obra como la cuestión de los Derechos Humanos carecen de identidad nacional, pues es precisamente su carácter universal lo que los hace transformar las diferentes realidades identitarias que puedan elaborarse al margen de ellos. Las mujeres, a lo largo de la historia han defendido sus derechos como derechos humanos reconocidos, y por ello, la lucha feminista a pesar de sus diferentes manifestaciones es una realidad que se construye en simultaneidad a las realidades identitarias en las que se integra para su transformación.

En palabras de Semíramis González en el diálogo que mantuve con ella para documentar este escrito que publica la Revista Sinergias4G Arte Visual y Escénico, “la lucha de feminismo no es un objetivo conseguido, y no sólo no lo es a nivel internacional, sino también a nivel local, incluso a niveles muy cercanos”. La exposición va a tratar de contribuir a que el público se sienta interpelado, sienta un ¿qué puedo hacer yo? ¿qué hay en mi mano? Y esa es, sin duda, una de las claves de la magnífica propuesta del Árbol de la Rabia, cuya comisaria Semíramis González, ha sabido conjugar diferentes trayectorias artísticas de primer nivel en un espacio como el del EACC para seguir transformando la sociedad hacia una igualdad real y efectiva que deje de discriminar a las mujeres de este mundo que habitamos, donde la complejidad y la interseccionalidad de los elementos que configuran nuestras vidas y nuestras identidades puede devenir en un condicionante potencial en las formas en que desarrollamos nuestras vidas.

error: Content is protected !!